Sarcosphaera coronaria

Sarcosphaera coronaria
 
 
Es una especie que posee un gran apotecio de 4 cm, a más de 10 cm, de globoso y cerrado, a abierto, formando una estrella de puntas irregulares en forma de corona. El color es blanco sucio en el exterior del carpóforo, y de color violeta en la parte interior de su himenio.
Pie inapreciable o sésil.
Carne gruesa, densa y quebradiza. Ligero olor a tierra mojada.
Esporada incolora de esporas elípticas.
Es una especie primaveral, bastante habitual en los pinares del norte de la península ibérica. Suele aparecer en primavera, entre los meses de marzo a mayo, en grupos bastante numerosos.
Especie tóxica, por lo que no se recomienda su consumo.
 
 
 

Boletopsis grisea

Boletopsis grisea



Sombrero de mediano a gran tamaño, de porte masivo y carnoso, con típica forma de seta, con sombrero y pie, al principio convexo, luego plano-convexo, deprimido o irregular, generalmente con los bordes enrollados hacia el interior.

Cutícula lisa, seca, finamente afelpada, con fibrillas radiales innatas que al final se cuartean en forma de escamas más pronunciadas hacia los bordes, de color marrón a marrón grisáceo. Pie corto y grueso, de 3 a 7 cm x 2 a 3 cm, central o excéntrico, con superficie finamente escamosa y de semejante coloración que el sombrero.

Carne compacta, dura, raramente agusanada, blanca que pasa a rosado y luego grisáceo al cortar, de olor fúngico agradable y sabor un poco amargo, se torna verde con la potasa. Esporada en masa blanca.

Hábitat bajo pino laricio, pino silvestre, cedro, líquenes, brezo del sotobosque. Suelo ácido, pobre en nutrientes. Crece normalmente en grupo.

Temporada fin de otoño a mitad de Invierno. Especie a proteger en Europa. Con frecuencia se confunde con el Boletopsis leucomelaena, de pie más largo que el diámetro del sombrero que en general es más oscuro y fibriloso radialmente.

 

 

Bolets de Primavera

Bolets de Primavera


Estamos todos pendientes ya de las lluvias, de las temperaturas y de las Lunas…
Yo personalmente, no había ido casi nunca a buscar bolets en primavera, solo eventualmente algunas múrgulas, aunque este año pasado no encontré ninguna.
A mediados de junio, un día que fuimos a ver si había ceps por alta montaña, nos paramos en un prado que rezumaba agua por todos los lados, aunque hacia muchos días que no llovía. Allí llenamos tres cestas de carreretas, era el único lugar en que había y yo era la primera vez que las cogía…
Pero es cierto que justo acabada la temporada de setas, los aficionados ya estamos pensando en salir de nuevo al monte con la excusa de buscar y encontrar algunas setas…
Los bolets de primavera aparecen de forma contraria a como lo hacen en otoño. Por tanto empiezan a salir en la costa, continúan en la alta montaña y terminan nuevamente en la cosa. Siempre dependiendo claro de las temperaturas, las lluvias.

Uno de lo que puede aparecer primero, sería el Marçot

Hygrophorus marzuolus

El sombrero es convexo y carnoso, de 10 a 15 cm. de diámetro y color blanquecino de joven, algo más grisáceo con el tiempo. El pie es robusto y blanco o tonalidades gris. La carne es blanca y compacta de olor suave y sabor dulce. Las láminas están bastante separadas y son gruesas, también blancas y con tonos grisáceos cuando es adulta.

Normalmente puede empezar a salir a primeros de marzo en zonas del Montseny en los bosques planifolios y hasta el mes de junio en las pinedas de alta montaña.

Necesita de unas condiciones muy especiales, por lo que es una seta bastante difícil de encontrar y crece en muy pocas zonas, frecuentemente tapado por el musgo, las hojas e incluso por la nieve.

También entre los que podríamos encontrar desde finales de febrero en cotas bajas, sería la Múrgula 

Morchella



Sus hábitats son múltiples, aunque también es una especie que no crece en abundancia, por lo que es difícil de encontrar. Suele aparecen en bosques que se han quemado un año o dos antes, en tierras removidas o donde hayan desforestado y arrastrado los arboles la temporada anterior. Podemos encontrarla también en bosques de ribera y antiguas plazas carboneras.
Es una seta muy apreciada, aunque tóxica en crudo, debe cocerse para poder ser consumida sin problemas.
Citas:
Pel març la múrgula sota l'arç
Per Sant Josep la múrgula treu el bec.

Una seta que también suele aparecer en primavera si las lluvias acompañan. El Pollancró

Cyclocybe cylindracea

El sombrero mide de 2 a 10 cm de diámetro, primero semiesférico y marrón oscuro y más adelante aplanado y blanquecino. Las láminas son al principio de color blanquecino y después se oscurecen y toman un color tabaco con olor a fruta. El pie es largo y esbelto de hasta 15 cm de longitud de color blanquecino o parduzco. Está provisto de un anillo membranoso. Las esporas son de color ocre o tabaco.

Aparece en fructificaciones agregadas o cespitosas en "ramos" abundantes y apretados. Son saprófitos de árboles, preferiblemente caducifolios, en especial de los chopos y olmos. Aparecen en cualquier estación si la temperatura y la humedad son las indicadas.


Otra de las setas de primavera por excelencia es el Moixernó 

Calocybe gambosa

Llamado también “bolet de Sant Jordi” como indicación de las fechas en que suele aparecer.

Presenta un sombrero carnoso de 4 a 15 cm de diámetro de color blanco o crema y superficie lisa y mate. El margen está muy enrollado cuando es joven, abriéndose más tarde. Las láminas son apretadas, estrechas y escotadas, de color blanco. El pie es robusto y del color de las láminas.Tiene un fuerte olor a harina fresca y es bastante apreciado entre los boletaires, aunque tampoco crece en abundancia. Suele preferir los prados de montaña ricos en materia orgánica. Especie que fructifica en primavera en suelos húmedos y no contaminados. Aparece bajo espinos, endrinos y otros arbustos. Siempre en grupos, abundantemente en cada mata. En pocas ocasiones puede fructificar en otoño.

Se consume y comercializa con profusión, llegando a tener precios muy elevados. Es de consistencia algo dura, de un sabor especialmente harinoso y con un regusto un poco amargo. 

Marasmius oreades

La Carrereta o Camasec. Son también setas de primavera, aunque si se dan las condiciones, se pueden ir alargando en la temporada hasta el otoño. Suelen aparecer en los prados herbosos y junto a los caminos, creciendo en Círculo de forma muy parecida a las anteriores, hacen que la hierba crezca con mayor esplendor debido a los nitratos que la seta le proporciona, es por eso que se pueden observar en los prados creando "los corros de brujas".

Es una seta pequeña 2 a 6 cm de diámetro y poco carnosa. La cutícula no separable, es de color crema avellana, cafe con leche y con el centro más oscuro, sus laminas son blanquecinas, color crema y más claras que el sombrero. Estan separadas, son libres, gruesas, amplias y con numerosas lamélulas. El pie es largo, lleno, tenaz, cilíndrico, delgado y resistente a la torsión. De color más oscuro que la láminas, muy parecido al del sombrero. Es muy fibrosa y resistente, por lo que se ha de desechar. La carne del sombrero es delgada y escasa de color crema blanquecino. De sabor dulce y agradable con un olor que recuerda muy suavemente a almendras o a al heno.
Son setas con escaso valor culinario por su poca consistencia, pero muy apreciadas por su aroma y porque se pueden desecar con facilidad para su conservación y posterior consumo.

Agaricus arvensis

En ocasiones puede llegar a medir hasta 25 cm de diámetro. Liso o finamente escamado, sobre todo en el margen, de color blanco pero amarilleando tanto al contacto como cuando envejece, incluso adoptando al final tonos ocres. Su cutícula es separable. Sus láminas poseen un color blanquecino en ejemplares jóvenes, pasando a rosa y a marrón chocolate en fases adultas. Libres y densas, irregulares en su disposición, más bien anchas. Su pie es cilíndrico, grueso y macizo, engrosado hacia la base. Posee un anillo grande, doble y dentado. Su carne es consistente, blanca, aunque amarillea al rozarla… Su sabor es suave, como a frutos secos y su olor es anisado cuando se recolecta. Aparece en primavera o en otoño en praderas, pastizales, parques, bordes de caminos. A menudo numerosos, formando corros de brujas.


Posteriormente a los citados anteriormente, pueden ir apareciendo en los bosques, setas ya más conocidas y apreciadas, Ceps, Rossinyols o incluso algunos Rovellons en la alta montaña. 

Ceps (Boletus pinophilus)

Rossinyols (Cantharellus cibarius)

Rovelló (Lactarius deliciosus)

 

 

 

¿Cuándo saldrán las setas?

¿Cuándo saldrán las setas?

Los factores que más afectan al desarrollo de los primordios y crecimiento de las setas, son la humedad y la temperatura, se requiere una temperatura media entorno a los 14º - 17º centígrados para la mayoría de las setas (Excepto para las termófilas, que aceptan temperaturas superiores) y una humedad entorno al 70% - 80%. Teniendo en cuenta esos factores de humedad y temperatura, el tercer factor sería el tiempo de crecimiento, que en los ceps estaría entorno a los 12-14 días, y en los rovellons entorno a los 21 días (Eso siempre y cuando la temporada no esté ya iniciada, entonces los tiempos se reduciría considerablemente). El cuarto factor y no menos importante, sería la Luna, hemos de recordar que los cuartos crecientes son los más adecuados para el desarrollo de la mayoría de las setas.
Por tanto y teniendo en cuenta todos los factores implicados, podríamos efectuar algún tipo de predicción de cuándo y de donde podríamos encontrar algunos tipos de setas…
Eso sí, unos días de viento seco, o un aumento de la temperatura y/o descenso de la humedad, puede dar al traste con las condiciones más favorables de cualquier zona estudiada.
 
Os comparto este escrito, sobre cuándo saldrán los Boletus…

Me parece un trabajo interesante publicado por Alessandro La Fauci‎.
Lo he traducido y editado un poco a mi “bola” pero creo que el resultado merece la pena.
 
Boletus pinophilus
 
Boletus aereus
 
Boletus reticulatus
 
Boletus edulis
 
Cuando nacerán?

Para ello son necesarias estas tres fases:

1º Una abundante lluvia y distribuida regularmente. Demasiada agua y toda junta, no permite el nacimiento de los hongos.

2º Después de la lluvia se necesitan algunos días de sol de modo que el terreno pueda drenarse.

3º No debe de hacer demasiado viento en los días posteriores a la lluvia, podría secar el suelo bloqueando el nacimiento.

Cuando la tierra está en reposo, sin haber llovido por lo menos durante un mes, y cae una lluvia bien distribuida y no hace demasiado viento, tendremos que esperar por lo menos durante 10 o 12 días antes de ir a buscar los primeros.

El viento seco es muy peligroso, ya que el suelo se seca rápidamente e impide la salida de las setas. Si por el contrario el viento es húmedo, no solo no daña la salida de los boletus, sino que puede propiciar la salida de ellos en la mitad del día… La humedad óptima estaría entre el 60% y el 90%, aunque también con valores inferiores, podrían nacer durante el día.

Fundamental es la temperatura, sobre todo la de la tierra, para determinar cuánto tiempo tardaran en nacer los boletus, así como elegir la altitud y la pendiente donde buscarlos.

La temperatura del terreno no debe caer nunca de los 6º para el mínimo y no debe superar los 30º durante el día. El Aereus resiste temperaturas más altas, pero sufre con las más bajas. Sin embargo, el Edulis o el Pinophilus, soportan mejor las temperaturas bajas. La temperatura ideal sería, de 16º o 17º y sobre los 23º a 24º, donde podríamos encontrar cualquiera de las cuatro especies.

También podemos encontrar diferencias de 4-6º dependiendo del lado norte o sur de la montaña. La tierra está más fría a principios de temporada, cosa que también afectaría a la floración. Las mejores condiciones climatológicas son las de variabilidad, exceptuando el viento seco. Cuando hay lluvias frecuentes y la temperatura se mantiene constante, tanto de día como de noche gracias a las nubes.

El lugar de nacimiento de las setas, puede variar dependiendo de las condiciones meteorológicas de la temporada. Los primeros los podríamos encontrar en bosques soleados y abiertos, a menudo en laderas orientadas al amanecer… Los bosques orientados a la cara norte, darían sus frutos a finales del verano. Cuando el clima es seco y la luz del sol notable, o si sopla el viento, siempre es mejor buscarlos en un valle protegido, sombrío y húmedo orientado al norte. Por el contrario, si en los días anteriores ha hecho frío o ha llovido mucho, siempre los encontraremos en los bordes del bosque en los callejones, los espacios abiertos de las mesetas y cordilleras.

¡Suerte!
Joomla templates by a4joomla