Las Tormentas

 Las tormentas

paisajes-de-tormentas-electricas

Si nos vemos sorprendidos alguna vez por una tormenta en la montaña y no sabemos cómo actuar, aquí tenéis unas recomendaciones que espero os sean de utilidad.

La Tormenta

Sin duda es uno de los casos de emergencia con el que más nos encontraremos en la montaña (sobre todo en verano aunque no cabe descartar fechas cercanas). Los peligros derivados de las tormentas son principalmente los rayos y las trombas de agua y crecida de aguas en ríos, ramblas, barrancos y vaguadas...

 

 

Los rayos a pesar de ser un fenómeno singular y poco predecible son un elemento peligroso y muy a tener en cuenta. Estos se producen cuando el aire que normalmente es aislante se convierte en conductor y la diferencia de potencial entre las propias nubes y las nubes y la tierra los origina. El fenómeno luminoso es el relámpago, y el trueno se produce por el calentamiento del aire y el vacío creado por el rayo.

Las temperaturas aproximadas que crean un rayo son del orden de 8.000º y 30.000º centígrados, y las tensiones originadas pueden ir de 10 a 100 millones de voltios con una intensidad de 25.000 amperios. Para hacernos una idea como ejemplo, fallecen en España un promedio al año 10-12 personas por descargas eléctricas, sin contar los heridos o las secuelas, por lo que todas las precauciones son pocas.

Lo mejor como en las demás emergencias es la prevención y tratar de evitar encontrarnos debajo de una tormenta, aunque esto no siempre se puede evitar.

Previsión:

-Observar si el cielo oscurece, visión de relámpagos, si el viento arrecia o si se escuchan truenos.

-Tratar de acabar de ascender o terminar una salida o etapa en verano antes de las cuatro de la tarde, a partir de estas horas es cuando se forma el mayor número de tormentas.

-Desistir en el intento de hacer cumbre o terminar una ruta en el caso de que veamos formarse un cúmulo nimbo en clara progresión hacia la tormenta, en la dirección en la que nos dirigimos.

-Estar atentos a los partes meteorológicos y no partir hacia media o alta montaña con riesgo claro de tormentas.

-Podemos encontrarnos con un singular fenómeno; podríamos sentir un cosquilleo extraño en la piel, que se nos erice el cabello y que los objetos metálicos o que terminen en punta metálica emitan un extraño zumbido parecido al de una colmena y que produzca chispas o destellos. Esto se produce porque se están desplazando las cargas eléctricas que generan las tormentas y el aire en el que nos encontramos se ha vuelto conductor...en ocasiones entre dos excursionistas cercanos entre sí y sin tocarse puede producirse una molesta descarga. Esto nos indica la proximidad de una tormenta que nos puede afectar entre media hora o dos horas después.

En cambio si notamos alguno de estos fenómenos en medio de una tormenta nos encontramos en peligro porque es señal de que un rayo va a caer HAY QUE ECHARSE AL SUELO INMEDIATAMENTE

Precauciones en una tormenta:

-Retirarse de todo lugar alto; cumbre, cima, loma, crestería... y refugiarse en zonas bajas no propensas a inundarse o recibir avenidas de agua.

-NUNCA echar a correr durante una tormenta y menos con la ropa mojada, esto es muy peligroso. Creamos una turbulencia en el aire y una zona de convección que puede atraer el rayo.

-Deshacerse de todo material metálico (piolets, bastones, mochilas con armazón...) y depositarlo a más de 30 metros de distancia. Los rayos aprovechan su buena conducción.

-NUNCA refugiarse debajo de un árbol o una roca o elementos prominentes solitarios. Un árbol solitario por su humedad y verticalidad aumenta la intensidad del campo eléctrico. En cambio un bosque aunque sea pequeño (no un grupo de árboles) puede ser un buen refugio cobijándonos debajo de los de menor estatura.

-Alejarse de objetos y elementos metálicos como; vallas, alambradas, tuberías, líneas telefónicas e instalaciones eléctricas, raíles de ferrocarril, bicicletas, motocicletas y maquinarias...

La proximidad con grandes objetos metálicos es peligrosa incluso cuando no se está en contacto con ellos, ya que la onda de choque producida por el rayo calienta sobremanera el aire lo que puede producir lesiones en los pulmones.

-Alejarse de terrenos abiertos y despejados, como praderas, cultivos y campos de golf. En estas zonas sobresalimos bastante del terreno y nos convertimos en pararrayos.

-Aislarse del suelo y del contacto con charcos o zonas mojadas. Salir inmediatamente y alejarse de ríos, piscinas, lagos, el mar y otras masas de agua.

-Alejarse y NO refugiarse en pequeños edificios aislados como graneros, chozas, cobertizos...las tiendas de campaña tampoco son seguras.

-NO refugiarse en la boca de una cueva ni al abrigo de un saliente rocoso, el rayo puede echar chispas a través de estas aberturas, algunas son incluso canales naturales de drenaje para sus descargas. Solo estaremos seguros en una cueva si es profunda y algo ancha, mínimo un metro a cada lado.

-La posición de seguridad mas recomendada es colocarse quieto de cuclillas, lo mas agachado posible. Esta posición nos aislará bastante ya que no sobresalimos mucho sobre el terreno tocando solo el suelo con el calzado que según su material nos aislará mucho más.

Podemos sentarnos o tumbarnos sobre un objeto o material SECO y AISLANTE para estar más cómodos, incluso sobre la mochila si no tiene armazón metálico.

-Si notamos cosquilleo en el cuerpo, se nos eriza el cabello, o vemos brillar y echar chispas un objeto de metal HAY QUE ECHARSE AL SUELO INMEDIATAMENTE porque la descarga de un rayo es inminente.

-Si se va en grupo es aconsejable dispersarse unos metros y adoptar las posiciones y precauciones de seguridad, en caso de ir con niños para evitar el pánico o el extravío mantener contacto visual y verbal con ellos. Si un rayo afecta a una persona las demás en contacto pueden verse afectadas por la descarga, por esto mismo también es recomendable alejarse de rebaños y grupos de mamíferos.

-Apagar walkie-talkies y teléfonos móviles, cuyas radiaciones electromagnéticas pueden atraer los rayos.

-El mejor sitio para refugiarse a la intemperie durante una tormenta es un vehículo cerrado, un coche no descapotable, furgoneta, camión...

Dentro debemos apagar el motor, bajar la antena de la radio y desconectarla, cerrar las ventanillas y las entradas de aire. Aunque caiga un rayo en el vehículo este se cargará solo por el exterior mientras que el interior quedará intacto, fenómeno conocido como "Jaula de Faraday", por si acaso de todos modos es mejor no entrar en contacto con ningún cuerpo metálico.

-Es totalmente falsa le creencia popular de que un rayo no cae dos veces sobre un mismo lugar.

Si nos encontramos en una vivienda, refugio o cabaña:

-No asomarse al balcón o ventanas abiertos para observar la tormenta.

-Cerrar puertas y ventanas para evitar corrientes de aire.

-Alejarse de la chimenea y NO hacer fuego en ella o apagarlo si esta encendido. De las chimeneas asciende aire caliente cargado de iones, lo que aumenta la conductividad del aire abriendo un camino para las descargas eléctricas actuando como un pararrayos

-En caso de hallarnos en un piso o vivienda, hay que desconectar los electrodomésticos, los aparatos eléctricos y las tomas de antena de televisión ya que el rayo puede entrar por las conducciones de electricidad y TV causando daños o la destrucción de estos objetos.

-Una buena manera de aislarse es sentarse en una silla que no sea de metal apoyando los pies en la mesa u otra silla tampoco metálicos. Lo mejor es tumbarse en una cama o litera más aún si son de madera.

En el caso de que una persona sea alcanzada por un rayo:

-La descarga eléctrica no permanece en ella, se puede atender con toda seguridad.

-La víctima puede tener quemaduras donde fue alcanzada por la descarga y también por donde esta salió, y en las zonas en contacto con partes metálicas. También puede tener dañado el sistema nervioso, haber perdido la visión y la audición y tener algún hueso roto.

-En todo caso hay que pedir urgentemente asistencia médica y si no respira o el corazón ha dejado de latir tratar de reanimarla con los procedimientos habituales de primeros auxilios.

Los rayos causan cientos de muertes cada temporada en todo el mundo.

Los rayos matan de dos maneras:

Directamente por fulminación.

Indirectamente por tensiones o contactos de paso e incendio.

Muertes por fulminación

El estudio de los diferentes accidentes ocurridos durante los últimos 5 años con muertes por causa del rayo, determina que en la mayoría de los casos; los afectados se encontraban debajo de un árbol, de paseo o trabajando en el campo. Algunos de los cuerpos sin vida de los afectados, muestran las señales de los efectos del rayo asesino en su cuerpo, toda o parte de la descarga del rayo circula por el cuerpo, en algunos casos la ropa desaparece, la muerte aparece por los efectos térmicos y eléctricos instantáneos, en algunos casos el cuerpo está destrozado internamente, antes del impacto el afectado siente una corriente que le pone los pelos de punta, después es instantáneo no hay tiempo para el sufrimiento debido a la rapidez de la fulminación.

Muerte por tensiones de paso

Los impactos de rayos indirectos, generan fuertes tensiones de paso en tierra que afectan a las personas que se encuentren cerca del radio de acción de 120 metros, los afectados por las tensiones de paso, sufren diferentes lesiones en su cuerpo; los daños causados son proporcionales a la intensidad del rayo durante el impacto, ello puede causar heridas graves de consideración, llegando incluso a la muerte.

 image002

Efectos físicos:

· Paro cardíaco.

· Paro respiratorio.

· Lesiones cerebrales.

· Quemaduras en la piel.

· Rotura del tímpano.

· Lesiones en la retina.

· Caída al suelo por onda expansiva.

· Caída al suelo por agarrotamiento muscular debido a una tensión de paso ligera.

· Lesiones pulmonares y óseas.

· Estrés pos-traumático.

La causa de estos efectos físicos en el cuerpo, aparece en el instante del impacto del rayo, que genera además de efectos: Acústicos, electroquímicos, térmicos, electrodinámicos, un pulso electromagnético que varía proporcionalmente según la intensidad de la descarga de rayo. Se han medido valores superiores a 510Ka por microsegundo y la media es de 100ka por segundo. La energía radiada viaja por el aire a la velocidad de la luz, generando paralelamente una potente onda expansiva de corto alcance debido al desplazamiento brusco de masa. Mientras, el pulso electromagnético se propaga radialmente a grandes distancias (1500 m.) afecta a su paso grandes áreas geográficas; en su trayectoria genera inducciones que se transforman en corrientes peligrosas, que circulan por todo aquello que sobresalga de tierra y en contacto con ella. La reacción genera una diferencia de potencial con descarga eléctrica a tierra superior a 15 Kv, en algunos casos.

Comparativamente y a micro-escala, es como las olas que se originan en un cubo al tirar una simple gota de agua, la reacción es un pulso de energía, representado por una onda que viaja hacia el exterior; a su paso genera ondas en forma de círculos. La energía de la gota al caer (en este caso peso + velocidad + volumen), transmite su carga potencial al agua durante su impacto; las olas generadas serán circulares y se propagaran en función de la carga energética de la gota. Las primeras olas serán cortas y grandes y se atenuaran en el espacio tiempo.

Durante las tormentas eléctricas, los campos electromagnéticos perturban el magnetismo natural terrestre y el cuerpo humano sufre cambios de sus ritmos biológicos normales, pudiendo sucumbir a diferentes enfermedades. Estos fenómenos están en estudio, pues pueden afectar la membrana celular a partir de una exposición de gran energía y corto tiempo; en función de la radiación absorbida nuestro sistema nervioso y cardiovascular pueden estar afectados.

La falta de información general del fenómeno rayo durante la tormenta eléctrica, aumenta los casos de muerte. Es aconsejable saber cómo actuar y que determinaciones tomar durante las tormentas eléctricas y en concreto el fenómeno rayo.

FULGURACIÓN POR RAYO

Aunque siempre una actual preocupación en la mente de los alpinistas (" Premier de cordée... ") y a pesar de la frecuentación de nuestro macizo rico en picos graníticos, el rayo golpea raramente más de dos personas cada año en el área del Mont-Blanc.

CONSECUENCIAS PRINCIPALES DE LA FULGURACIÓN POR RAYO

Hay que diferenciar las consecuencias directas (efecto del rayo) de los resultados indirectos en el ambiente peligroso de la montaña alta. De hecho, las lesiones traumáticas debido a una caída son frecuentes.

 

CONSECUENCIAS DIRECTAS

Quemaduras: por el arco o por el flash si el rayo permanece en superficie; en ese caso, las consecuencias son raramente severas. Estas quemaduras deben ser diferenciadas de las quemaduras electro-térmicas profundas y severas por el efecto de Joule cuando el corriente eléctrico pasa a través del cuerpo. La corriente utiliza con preferencia los caminos de menos resistencia, es decir el sistema vascular y nervioso.

Efectos neurológicos: El coma no es raro; puede ser superficial o profundo. La amnesia del accidente es frecuente. Es debido al paso del rayo a través de las estructuras encefálicas. Keraunoparalysis, una lesión periférica con trastornos vasomotores, mejora en el plazo de 24 horas. Las secuelas son frecuentes (hemiplegia, atrofia del córtex, epilepsia, síndrome extrapiramidal, lesiones nerviosas espinales y periféricas).

Lesiones cardiovasculares: El paro circulatorio sucede por asistolia o fibrilación ventricular. Se también puede ver una lesión miocárdica directa por efecto Joule, una contusión miocárdica por la onda de choque, una trombosis de las arterias coronarias o periféricas... Los tardíos trastornos del ritmo necesitan una vigilancia cardiaca por 24 o 48 horas. Hipovolemia puede ser causada por el edema extenso (crush síndrome) o una lesión traumática asociada.

Lesiones respiratorias: puede ser un tetanizacion de los músculos respiratorios por un tiempo corto, una lesión directa de los centros nerviosos, una ruptura bronquial o pleural, o una lesión de la membrana alveolo-capilar cuando el aire recalentado estalla (blast).

Efectos neuro-sensoriales: las lesiones oculares son sobretodo el desprendimiento de la retina y la catarata tardía que deben ser sistemáticamente buscadas. Las lesiones auditivas incluyen la ruptura timpánica y los trastornos del equilibrio debidos al daño del laberinto.

Efectos musculares: una ruptura muscular extensa con necrosis y rhabdomyolysis puede ocurrir en el trayecto de conducción.

Efectos renales: hay principalmente tres consecuencias: una patología tubular debida a la lysis del músculo (el equilibrio fluido temprano es vital); una lesión parénquimatosa debida a una trombosis arterial; una lesión traumática.

Lesiones cutáneas: quemaduras de todos los grados, en particular en los puntos de entrada del rayo (la cirugía restaurativa se requiere con frecuencia) y en los puntos en contacto con el metal (equipo, joyería); las arborescencias en hojas de helecho son clásicas (figuras de Lichtenberg)

CONSECUENCIAS INDIRECTAS

Antes de la fulguración: El pánico en una atmósfera tempestuosa es frecuente. La sencilla detección de un zumbido o de la vista del " fuego de San Telmo " puede causar acciones impulsivas que conducen a los accidentes.

Durante y después de la fulguración: si la víctima no está en una posición segura, el choque puede dar lugar a una caída fatal.

Por lo tanto, las lesiones traumáticas deben ser buscadas; especialmente las lesiones de la cabeza, de la espina dorsal y de la faja pélvica o escapular. Cada persona golpeada por el rayo es sospechada de tener traumas múltiples.

Finalmente, si el transporte al hospital no es inmediato (la tormenta retrasa siempre el rescate), la hipotermia aparece rápidamente en esta gente dañada.

TRATAMIENTO EN EL SITIO

Las funciones vitales deben ser preservadas. Dependiendo del ambiente, los gestos están principalmente: intubación, perfusión, sedación e inmovilización. La hipotermia y los traumatismos asociados son siempre sospechados. Para prevenir la insuficiencia renal, una perfusión cristaloidea se da cuanto antes para mantener el equilibrio fluido. Esta teoría ideal es discutida a menudo por el ambiente y las condiciones difíciles del vuelo. La mayoría del tiempo, una evacuación rápida es la única solución.

EN EL HOSPITAL

Víctima ilesa o levemente dañada: el empeoramiento es siempre posible después de un retardo de varias horas. Cada víctima debe ser vigilada en una UVI por lo menos 24 horas. Si la cabeza ha sido golpeada, una exanimación oftalmológica tardía se indica para buscar una catarata.

Paciente con lesiones severas: el chequeo debe ser completo para detectar las lesiones asociadas (tabla 1). Un goteo salino asegura una salida urinaria por lo menos de 1,5 ml/kg/h para tratar la mioglobinuria. En el aspecto cardiaco, los trastornos de la conducción o de la excitabilidad y la isquemia coronaria deben ser eliminados. El uso de anticoagulantes es polémico debido al riesgo de hemorragia. En algunos casos la cirugía de salvamento es indicada (fasciotomía, escisión del tejido necrótico...).

CONCLUSIÓN

Por suerte, el rayo golpea raramente los alpinistas; la mortalidad total está alrededor de 50%. Si la víctima sobrevive inicialmente, el pronóstico es bueno si la evacuación es rápida. De hecho, las diversas lesiones causadas por el rayo reducen grandemente las capacidades de adaptación del organismo al frío, a la altitud y al ambiente montañoso.

Cada víctima debe ser sospechada de tener otras lesiones y debe ser vigilada en un UVI por lo menos 24 horas.

La presentación clínica puede ser rica, pero la terapéutica sintomática y preventiva de las diversas lesiones (especialmente renales) da generalmente buenos resultados. Las secuelas son esencialmente neurológicas y tróficas; pueden invalidar.

Algunos ejemplos con imágenes de cómo ponerse para evitar los rayos

 
rayos5


rayos8

Y por dios, nunca os pongáis debajo de un árbol aislado por muy grande que éste sea

tormentas-rayo-arbol

Mi agradecimiento a Juan Burgos

Joomla templates by a4joomla